¿Sabías que…

…existe un gen que originariamente fue bautizado con el nombre de erizo Sonic?


En el año 1990 SEGA organizó un concurso interno con el que perseguía encontrar una mascota que pudiera hacerle frente al todopoderoso Mario. Por aquel entonces se libraba una lucha encarnizada por el liderazgo del mercado de los 16-bits y, a tenor de la distancia que le llevaba su más directo competidor, Nintendo, a la compañía joponesa no le quedaba más remedio que dar un golpe de efecto y plantarle cara en su terreno. Fueron muchos los diseños presentados por los empleados, pero quien finalmente se llevó el gato al agua fue Naoto Oshima con una obra en la que Mickey Mouse y Félix el gato le sirvieron de fuente de inspiración. Había nacido Sonic, el Erizo.

evolución de sonic

Mucho ha llovido desde que el erizo más veloz de todos los tiempos fue presentado en sociedad y, aunque no logró complir su objetivo de desbancar al fontanero italiano, se ha ganado por méritos propios un lugar en nuestros corazones. Su popularidad está fuera de toda duda, y valga como ejemplo la asignación de su nombre a un gen implicado en el desarrollo embrionario y en el origen de varias enfermedades.

En el año 1995 la bióloga alemana Christiane Nüsslein-Volhard, el suizo Eric F. Wieschaus y el estadounidense Edward B. Lewie recibieron en Oslo el Premio Nobel de Fisiología o Medicina por sus trascendentes descubrimientos en el campo de la genética. Christiane y Eric  trabajaron codo con codo y utilizaron para sus investigaciones, debido a su fácil reproducción y a su rápido desarrollo, la Drosophila melanogaster, popularmente conocida como mosca de la fruta o mosca del vinagre,  sobre la que  emplearon sustancias mutágenas con la finalidad de provocar daños en aproximadamente la mitad de sus genes y ver las consecuencias que dichas mutaciones causaban a la segmentación (formación de segmentos corporales) en el embrión y la larva. A través de un microscopio examinaron a conciencia las malformaciones de las que eran responsables tales alteraciones y fueron capaces de detectar, definir y mapear 130 genes distribuidos al azar en los cuatro cromosomas de la mosca. En Octubre de 1980 la prestigiosa revista científica Nature recogió en portada sus hallazgos y les dedicó un extenso reportaje en el que se describió quince de ellos, entre los que se encontraba el gen erizo (HH). El nombre dado no es fruto de la casualidad puesto que la pérdida de la función HH en fenotipos mutantes provocaba la aparición en el embrión de pequeñas proyecciones puntiagudas muy similares a las púas de este animal.

Tiempo después se descubrieron en mamíferos (que no en erizos) tres genes que tenían funciones parecidas a las del gen erizo en la mosca de la fruta. Uno de los homólogos fue bautizado con el nombre de erizo del desierto (DHH), el otro es conocido como erizo indio (IHH) y al tercero, como homenaje al famoso personaje de SEGA, se le dió el nombre de erizo Sonic (SHH). Los no iniciados se sorprenderán con la asignación de este peculiar nombre, pero hay que decir que los ciéntificos  que los han descubierto pueden nombrarlos como se les antoje y, aunque suele ser habitual que escojan nombres que estén relacionados con el trastorno que creen que está asociado con los cambios en el gen o con la manera en la que las proteínas actúan en el cuerpo, no es menos cierto que algunos de ellos prefieren optar por nombres mucho más divertidos y originales.

El erizo Sonic es crucial para el desarrollo ya que participa en la regulación de la organogénesis en los vertebrados y, por si esto fuera poco, también se sabe que juega un importante papel en la vida adulta. No sólo está implicado en el origen de la polidactilia (dedos extra en las manos o en los pies), de determinadas alteraciones en la médula espinal, del coloboma (agujero redondo o defecto del iris del ojo) o la  holoprosoncefalia (defectos o malformaciones en la cara y el cerebro), sino también en la aparición de cánceres en diversas partes del cuerpo, entre las que se encuentran el cerebro, el pulmón, la próstata, la piel y la mama.

ruta de señalización del erizo sonic

Simpática ruta de señalización del erizo Sonic


El hecho de que se haya demostrado su participación en diversas enfermedades hizo que su nombre fuera puesto en solfa. Por respeto a los pacientes, entendiendo que algunos no llevaban muy bien descubrir que su mal era causado por un gen con nombre de personaje de videojuego, en el año 2006 el Comité de Nomenclatura de la HUGO (Organización del Genoma Humano) optó por cambiarle el nombre para no herir sensibilidades, pero mantuvo intacta la simbología (SHH). Aunque lamentablemente  no existe de manera oficial un gen Sonic la comunidad científica sigue utilizando el nombre en petit comitè. Como curiosidad final decir que, en tributo a este gen, un potencial inhibidor de la ruta de señalización del erizo ha recibido el apodo de Robotnik.

  • Que curioso. Como te lo curras!!! 😀

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Pingback: ludiko.com()

  • SAeNcSA

    No entiendo porque cambiaron la nomenclatura del gen…

    • Ouch!

      – Paciente: ¿Qué me ocurre, doctor?.
      – Médico: Me temo que tengo malas noticias. Acabo de recibir los resultados de las pruebas y he de decirle que tiene cáncer.
      – Paciente: ¿Pero cómo es posible? Cuido mi dieta, no bebo, ni fumo y hago ejercicio a diario. ¿Cómo ha pasado?
      – Médico: La culpa la tiene Sonic.

      • Big Boss

        XXDDD, te has llevado el premio al chiste más friki.

  • ark

    Me has dejado a cuadros y mira que estudié biología hasta hace mas bien poco, y nada me he perdido bastante.

    P.D: Exigo un gen con el nombre de mario bros, gen que regule la densidad del bello de la zona superiror del labio masculino.