9mm, disparando sin mirar

9mm Banner

Gameloft no es una compañía que destaque por su originalidad. Todos sus juegos son desarrollados aprovechando la moda del momento para intentar aprovecharse de su parecido y de la escasez de juegos triple A en el catálogo de iPhone/iPad. Ya sea World of Warcraft, Grand Theft Auto, Halo o el mismo Uncharted, la compañía gala va al rebufo de estas obras con mejor o peor resultado sin importarle las críticas que la prensa especializada le dedica. Sin embargo hay otra clase de títulos que no están “hermanados” con ninguna otra obra exitosa actual, como es el caso del juego que ahora nos ocupa. Bien es cierto que 9mm bebe de las mismas fuentes que Max Payne, pero la  obra de Remedy ya tiene el tiempo suficiente como para no acusarles de ventajismo. En esta ocasión estamos ante una historia de acción que enfrentará a un policía de metodos poco ortodoxos a lo más peligroso de la mafia de Los Ángeles.

9mm

Básicamente el juego ofrece lo mismo que en su día hizo Remedy, un shooter en tercera persona con la posiblidad de usar el “tiempo bala” en los tiroteos. Hasta ahí la cosa pinta bien, incluso se permite la licencia de incluir algún que otro Quick Time Event para amenizar el desarrollo. Los gráficos son bastante buenos y alegrarán la vista de los  usuarios de iPad, eso si no osamos compararlos con esa bestia llamada Infinity Blade. En este aspecto Gameloft siempre se ha movido en la delgada línea que separa el suspenso del aprobado raspado, pero con los personajes de 9mm se ha esmerado más de lo habitual. Otra cosa son los escenarios, vacíos, sosos y convertidos en un mero ring para pegar tiros, no sea que se les vaya la mano con la decoración y acaben molestando. En definitiva, el apartado visual no nos va a causar problemas, aunque lo hubiera preferido si con ello nos hubiéramos evitado el verdadero fallo de este juego.

9mm (02)

9mm se puede definir como una obra hardcore adaptada a un hardware un tanto especial. Aquí no tenemos ni ratón, ni joystick, ni gamepad, tan solo una pantalla táctil, en la que se representan de forma virtual los botones, y un giroscópio, con lo que el miedo de que acaben metiendo la pata con el control es más que palpable. Nuevamente estamos ante otro ejemplo de que las mecánicas clásicas de consolas/PC no funcionan en algo tan diferente como son los controles táctiles. Con la mano izquierda moveremos a nuestro personaje y con la derecha giraremos la vista, dispararemos, activaremos el tiempo bala, apuntaremos y seleccionaremos las armas. En el momento en el entremos en combate nos daremos cuenta de que es imposible realizar más de una acción al mismo tiempo, cosa que en el resto de sistemas de entretenimiento no ocurre. Para colmo, si un enemigo nos ataca por la espalda comprobaremos lo frustrante que es recibir daño mientras intentamos girarnos para encarar a nuestro oponente y eliminarlo. En resumidas cuentas, es un error emular los controles clásicos en el iPad porque no estamos ante un pad físico con cruceta y botones. Lo mejor hubiera sido inventar algo nuevo en relación a las herramientas disponibles, bien sea con una gama de movimientos más limitada, un sistema de combate pausado o con la completa reorganización de los controles. Este problema ya lo sufrieron en su día las consolas al tratar de adaptar los FPS de PC a sus circuitos y al final se optó por incluir un ligero autoapuntado que resolviera la falta de precisión con el gamepad. Si Gameloft quiere seguir por este camino debería trabajar en encontrar una fórmula ideal para las tabletas.

9mm (03)

Con todo, no es un juego absolutamente mediocre. 9mm ofrece acción rápida y adictiva a costa de presentar un guion insustancial, por no decir inexistente, que arranca a mitad del juego. Con que el usuario maneje solo tres acciones (disparar, recargar, usar tiempo bala) ya tiene los recursos suficientes para completar al 100% el modo historia, dejando como opcional la posibilidad de lanzarse en plancha por el escenario, aunque viendo las complicaciones que representa mover la cámara lo más sensato sería descartar este movimiento.

Dejando a un lado el modo offline, la parte más disfrutable son las partidas online, puro deathmatch que simplifica mucho la experiencia de juego y difumina con solvencia los defectos del mismo. Esto es posible gracias a que todos los jugadores, salvando los más experimentados, estaremos en un nivel parecido. Con soporte para 12 jugadores, 4 mapas distintos y dos modos de juego, todos contra todos y por equipos, este apartado alarga la vida de 9mm, más todavía si le sumamos el sistema de experiencia, los modelos de personajes seleccionables y la tienda de armas. Una rara avis en el catálogo de la App Store al poseer un online tan completo.

En definitiva, 9mm no tiene nada que envidiarle a las producciones diseñadas para consolas, al menos sobre el papel. Con un apartado visual más trabajado que la media, un gameplay cargado de acción, una ingente cantidad de logros a desbloquear y un modo online al estilo Call of Duty, salvando las distancias, tendría que ser un imprescindible dentro de la colección de cualquier jugador hardcore poseedor de un iPad, iPhone u otro sistema con Android. Además su ajustado precio, habitual en las obras de Gameloft, es un aliciente más para su compra. No obstante, el eterno problema que asola a todos los títulos lanzados en tabletas, y que aspiran a ser una continuación de lo visto en consolas, aparece aquí de nuevo para lastrar el desarrollo. Las dificultades a la hora de manejar la cámara añaden una dificultad extra, totalmente innecesaria y frustrante para el usuario. Si aún así sois capaces de adaptaros a su irregular control podéis encontrar en él una fuente de entretenimiento a destacar en el catálogo actual.

9mm análisis