La semana que viene se termina la espera

Que sí, que no es broma. Estamos a escasos ocho días del retorno del Duke. Si bien es cierto que con los juegos publicados en PSX y el Manhattan Project la espera ha sido mucho más corta, todos tenemos la sensación de que la última entrega aparecida fue Duke Nukem 3D. Tenemos que darle las gracias a Gearbox por apostar por un título que llevaba la friolera de catorce años en el limbo y por el cual ya nadie daba un duro. Al final no será un referente entre los shooters, ni tendrá los mejores gráficos de esta generación o destacará por ser revolucionario, pero lo que es innegable es que después de más de una década de ausencia lo único que necesitábamos es el regreso de uno de los mejores antihéroes que ha salido de los videojuegos. Con su sola presencia, y el humor gamberro que atesora, será suficiente para obtener un título entretenido. O eso esperamos todos.